Aplicación

Ámbito de uso

La utilización de los sensores magnéticos es especialmente ventajosa cuando las condiciones de trabajo son de mucha suciedad o cuando se requiere mantener altos niveles de higiene. Su adecuación se consigue por la sencillez y pulcritud de su diseño. Su elevada clase de protección las hace muy adecuados para su utilización en intemperie.

También se garantiza un establecimiento de contacto con medios agresivos, como en la técnica electrogalvánica, ya que los contactos están encapsulados. Otra ventaja es la posibilidad de montaje oculto detrás de materiales no magnéticos. La disposición de superficies de trabajo y zonas de colocación puede realizarse sin bordes que propician la acumulación de sociedad y otras escotaduras y elementos acoplados que sean necesarios debido a la función.

Los sensores magnéticos también se utilizan para aplicaciones en las que no es posible una puesta en funcionamiento precisa y en las que se demandan mayores tolerancias.

Estructura y modo de funcionamiento

Los sensores magnéticos se accionan por medio de imanes permanentes sin ningún contacto mecánico. Los aparatos están disponibles con un contacto de cierre, conmutador o de cuadrícula biestable. Todos los sensores magnéticos descritos en este apartado se suministran con cable confeccionado.

Si se utilizan sensores magnéticos hay que garantizar la presencia de un entorno libre de campos magnéticos.

Los sensores magnéticos están identificados con el distintivo CE según la directiva de baja tensión 2014/35/UE.

Productos »

 

Sensores magnéticos con contacto biestable con accionamiento frontal
Sensores magnéticos con contacto biestable con accionamiento lateral
Sensores magnéticos Ex en una puerta giratoria